IMG_2663.jpg

Hoy quería hablaros  de la problemática Medioambiental que se genera con el residuo de las cápsulas de café, y que mucha gente no lo piensa cuando las consume.

Hace ya un tiempo que apareció la primera cápsula y su facilidad de uso y el poco espacio que ocupan, hizo que se pusieran de moda y ganaran adeptos cada día.

El medio ambiente está pagando un alto precio por nuestra comodidad, pero si no queremos dejar de usarlas podemos mitigar su impacto negativo en el planeta.

Actualmente hay varios tipos de cápsulas. Las que están fabricadas en aluminio, las que están fabricadas en plástico ( polipropileno, PP ), y en muy menor medida, las que están fabricadas en materiales biodegradables.

 

Algunas cápsulas las recicla el propio fabricante (Nespresso), pero otras muchas marcas no se ocupan de su reciclaje y van a la basura terminando enterradas en los vertederos. En España, los supermercados EROSKI, instalaron puntos de recogida de cápsulas en algunos de sus establecimientos, pero creo que esta iniciativa no se ha extendido por todo el país.

Su reducido tamaño hace que su reciclaje sea un poco más complicado pero no imposible.

Por una parte podemos separar los posos de café para aprovecharlos como fertilizante o ambientador. Y por otra separar aluminio y plástico y (unificarlo con más residuos de aluminio y del mismo plástico para que se recicle).

El truco está en unificarlas con otros residuos del mismo material, para formar un residuo de mayor tamaño y asegurar su reciclaje. Es un proceso que al principio es un poco trabajoso, pero una vez le coges el tranquillo cuesta muy poco y es un pequeño acto que ayuda mucho al medio ambiente.

 

Aquí vamos a hablar de como ayudar al reciclaje de las cápsulas de plástico.

Cogéis una cápsula y un cuchillo de sierra con punta. Claváis la punta en la parte superior de aluminio y le hacéis un corte circular sin terminar el círculo. Así podréis levantar el aluminio y retirarlo despacio para intentar hacer que la lámina no se rompa en muchos trozos.

 

IMG_2664.jpg

 

Despacio, con la punta del cuchillo podéis empezar a sacar el café . Una vez vaciada la cápsula, por una parte tendréis el café que podéis dejar a secar y por otra tendréis ya separada la cápsula de plástico con el aluminio casi separado.

 

Hay cápsulas cuya parte inferior está formada también de una lámina de aluminio. Basta con empujar hacia afuera con la yema del dedo esta lámina, y notareis como se desprende del plástico. Ya sólo es cuestión de retirarla del todo.

IMG_2665.jpg

Una vez tenemos ya separado el plástico del aluminio, el aluminio podemos introducirlo en una lata de bebida de este material. De esta manera nos aseguramos que ese pequeño residuo de aluminio no se pierda por el camino a la planta de reciclaje, y sea fundido con el resto de envases de aluminio. Es fácil diferenciar las latas de bebida de metal de las de aluminio, ya que las de aluminio sin ligeras y pesan mucho menos que las de metal; si aún nos quedan dudas podemos confirmarlo acercando un imán cualquiera como el que puede ser el que tengamos en la puerta del frigorífico, o del que disponen muchas fundas de teléfono móvil con tapa.

IMG_2679.jpg

Ahora nos queda ocuparnos del plástico. Cogemos la cápsula vacía, e introducimos por una punta las tijeras y empezamos a cortar despacio asegurándonos de no cortarnos ni hacernos daño. No es necesario cortar la cápsula en dos partes, con cortar la mitad nos servirá para el siguiente paso.

IMG_2676.jpgIMG_2677.jpg

IMG_2666.jpgIMG_2667.jpgIMG_2668.jpg

 

Al estar cortada por un lateral la cápsula, nos permite enrollarla de manera espiral, haciendo que si diámetro sea más pequeño y podamos introducirla en un botella de plástico de boca ancha que esté fabricada en plástico PP ( polipropileno, lo distinguiréis porque tiene el número 5 dentro del símbolo con forma de triángulo).

 

IMG_2669.jpgIMG_2670.jpg

IMG_2678.jpg

Yo personalmente lavo un poco la cápsula de plástico de los restos de café, para evitar que la humedad que guardan los restos de café hagan que prolifere el moho hasta que desecho del todo los residuos. Pero tampoco es necesario.

Aquí oís dejo un enlace sobre la seguridad alimentaria atribuida al uso de las cápsulas de café.

Anuncios