Las mayoría de las máquinas de las plantas de reciclaje, no detectan los residuos depositados en el contenedor de tamaño inferior a 3 cm – 5 cm ( depende de la máquina).

Así que estos residuos, se rechazan y van a parar a vertedero no siendo reciclados.

Cuando realicé el curso de gestión de residuos y visitamos varias plantas de residuos ( de reciclado o de tratamiento), una de las cosas que no se me olvida, es que las máquinas de dichas plantas de tratamiento de residuos que separaban minuciosamente por calidad / tipo / variedad… etc, no detectaban bien los residuos de tamaños inferiores a 3 cm – 5 cm, con el consiguiente rechazo de la máquina de tal residuo, el cual era enviado al montón de residuos equivocados de contenedor que se llevaba a vertedero.

En el caso de la planta donde se ocupaban de los residuos del contenedor amarillo, al principio se retiraban los voluminosos que no debían aparecer en el contenedor. Tipo sillas de terraza, cubos de fregona, juguetes, etc, y todo clase de residuos que se depositan erróneamente en el contenedor amarillo. Porque hemos de recordar que el contenedor amarillo, especifica claramente en sus paredes, que en ese contenedor hay que depositar : “ENVASES DE PLÁSTICO, LATAS Y BRICKS”

Envases. No objetos de plástico, envases. Al introducir otros objetos perjudicamos que el resto del contenedor se recicle correctamente.

Una vez se ha hecho la criba por tamaño y se han retirado los objetos voluminosos, el resto del contenido del contenedor va siendo transportado por cintas o corrientes de foucul, y siendo separado por tipo de plástico, aluminio, metales, etc. Y era ahí cuando los residuos de tamaños inferiores a 3 cm – 5 cm se desviaban a una cinta que desembocaba en el montón del desecho para vertedero.

Entonces mi razonamiento fue el siguiente:

” Si yo deposito un tapón de botella de bebida suelto y se ” pierde ” ( no se recicla ). Es un tapón. Pero si cada persona del mundo hace lo mismo, son 7 mil millones de tapones que van a vertedero sino reciclar. Lo que eso supondría una cantidad considerable de plástico que no se recicla. “

De esta manera empezó mi ” obsesión ” por intentar no depositar los residuos en tamaños no demasiado pequeños, sea el material que sea el que recicle, papel o plástico.

Los tapones de los bricks los separo para las recogidas para causas benéficas. Que en este sentido, os aconsejo cuando terminéis el brick, quitar junto al tapón la parte de la rosca que está unida al cartón del brick; ya que se recogen tapones porque es una manera más rápida de conseguir una cantidad de kg de plástico de manera más rápida, por lo tanto depositando junto al tapón la rosca que también es de plástico aportamos más plástico.

Los bricks que no son de tapón, no conviene cortar la punta del todo ( como en la primera foto ) , siempre corto la punta de manera que no quede separada del cartón, así cuando lo deseche ese centímetro de brick también se reciclará. Es un poco más engorroso al principio para servir el brick, pero una vez coges práctica es bastante fácil.

Las tapas de los yogures cuando los abro dejo siempre una punta unida todavía al yogurt. No molesta para comerlo, y cuando lo acabas la introduces hacia dentro y te aseguras de que no se  ” pierda “.

Continuará…

Anuncios