Decidimos salir a pasear por los pinares cercanos a casa. Como no podía ser de otra manera, metimos en nuestro bolso varias bolsas de plástico y empezamos el paseo.

Sinceramente esperaba encontrar más residuos plásticos, ya que estos pinares están en la parte alta de la ciudad y el aire está presente prácticamente a diario. Lo que me encontré fue mucha huella humana, sobre todo en las zonas recreativas de la arboleda.

En las zonas de descanso donde había mesas y papeleras habilitadas para su uso, era donde más encontré basura por el suelo. Irónico o seguramente deprimente.

Nos quejamos de que no nos facilitan las cosas, de que tenemos los contenedores lejos de casa, pero cuando lo tenemos al lado para su uso, preferimos hacer el sobre esfuerzo y tirarlo al suelo.

Estar en una zona de mesas en los pinares no significa que podamos tirar las colillas al suelo, una colilla tarda unos 10 años en degradarse. El filtro de los cigarrillos es de acetato de celulosa que combinado con los componentes del cigarrillo hace que tarde tanto en degradarse.

En la explanada de delante del circuito de bicicletas, recogí garrafas de plástico de aceite y alguna lata de refresco. Bastante interesante si pensamos que ir allí es para hacer algo sano como es ese deporte,  pero sin embargo, estamos lo suficientemente mal educados para ser un poco civilizados y no tirar las garrafas de aceite allí.

Otra cosa que me di cuenta y en la que ocupe bastante rato recogiendo, fue que había muchos tapones de botellas tirados.

Los tapones sueltos en el contenedor amarillo es difícil que se reciclen correctamente, ya que son residuos de tamaño reducido que las maquinas de la planta de reciclado no detectan correctamente y terminan muchas veces en el vertedero.

Pero a todo esto, tenemos que añadir que tirados en el suelo, es fácil que por su tamaño y color los animales los confundan con alimento y lo ingieran, causándoles la muerte.

Por los laterales de la carretera, recogí muchas botellas de agua de plástico, paquetes de tabaco y latas de refresco en su mayoría. Pensé que serían cosas tiradas por las ventanillas o en los paseos.

Al final de mi paseo, en mis manos terminaban varias bolsas de basura llenas de diversidad y mala educación, listas para ser separadas y depositadas en sus contenedores correspondientes o en el punto limpio.

Al final de mi paseo, en mis manos terminaban varias bolsas de basura llenas de diversidad y mala educación, listas para ser separadas y depositadas en sus contenedores correspondientes o en el punto limpio.

Y fue bastante curioso pasar por el punto limpio, porque en sus alrededores fuera de la instalación pude ver y recoger otra tanta variedad de residuos. Me pareció bastante curioso por decirlo de alguna manera, porque si te molestas en llegar al punto limpio que está fuera de la ciudad… ¿ Porqué tirar las cosas fuera?

En mi bolso no falta nunca una o dos bolsas para recoger residuos reciclables ahí por donde paso, y mi intención es pasear a menudo por los pinares recogiendo la huella humana.

¿Me ayudáis?

#unabolsaenelbolsillo

Anuncios