20140515-133128.jpg

Ahora en primavera veréis que en vuestras plantas de fresones empiezan a crecer unos tallos largos, donde conforme van creciendo van naciendo un conjunto de hojas a mitad y al final de los mismos, son los llamados estolones y de ahí es de donde saldrán nuevas plantas.

Estas plantas se pueden reproducir por semillas o por estolones. Las semillas tardan bastante más en crear nuevas plantas, y si se quiere multiplicar las ya existentes es mejor aprovechar los estolones.

Normalmente los estolones crecen sobre la tierra, y llega un momento que empiezan a echar raíces y a fijarse a la tierra. De esta manera tiene agua y nutrientes del tallo que todavía sigue unido a la planta original y de la tierra donde van chupando por las raíces. Cuando la nueva planta afianzada en tierra esté ya grande, allí para otoño más o menos, ya se puede cortar el tallo que le une a la planta original.

En el huerto donde tenemos sembrados los fresones, tenemos la tierra cubierta con plástico negro para evitar la mala hierba. De esta manera las matas de fresones están limpias de mala hierba con la que combatir por el agua y los nutrientes, así las plantas están bien fuertes.

Han empezado a nacer estolones, pero como tenemos el plástico negro no van a poder agarrarse a tierra y terminarían muriendo.
Así que he empezado a hacer lo que hice el año pasado que me funcionó bastante bien.

Cómo de cada estolón saldrá más de una nueva planta de fresón, lo que hago es poner una maceta con tierra debajo de cada mata de hojas en los estolones, para que cuando empiecen a nacer raíces tengan donde fijarse.
Luego lo sujeto con dos palitos clavados en la tierra cruzados sobre el tallo, pero sin presionar el tallo para que siga engordando.

Habrá que ir vigilando durante estos meses porque nacerán más, y seguramente habrá que ir reajustando las macetas ya puestas, pero es una buena manera de sacar nuevas plantas.

20140515-133707.jpg

Anuncios