Normalmente plantamos la variedad de cebolla dulce de fuentes, que como su nombre indica, es dulce y no debería picar pero no siempre es así.

Cuando esto ocurre y a veces sale alguna cebolla de esas cebollas que pican mucho y no puedes parar de llorar al pelarla, la aderezamos un poco en la cocina para que no pique tanto.

La cortamos en tiras finas y la ponemos en un bol. Le echamos aceite de oliva, un poco de vinagre y sal. Se tiene que quedar casi cubierta ,así que es recomendable usar un bol pequeño para no gastar mucho aceite de oliva que es caro.

Luego la cebolla así tratada se use principalmente en ensaladas, en platos con olivas, y en menor medida en tortilla de patata y guisos ya que está ya tratada con el aceite de oliva y está algo blanda.

Imagen

Anuncios