La caracolera

Puse hace semanas uno de mis “inventos”, una granja de caracoles. A mí no es que me motiven mucho, pero también se que hasta cierto punto son beneficiosos en el huerto, y nos los estamos cargando en el planeta como a las abejas.

En su día ya tenía una más pequeña hecha con una jaula de hámster, y aún me dio caracoles para algún plato, pero llegó la riada y la inundación y de entré todas las reparaciones del huerto esta fue la menos importante la verdad.

Mi mini invento-granja no es más q un armazón de madera con tapa rodeado de malla para que no se me escapen, el suelo está directo a tierra para que tengan frescor, y yo les voy echando hojicas de acelga y lechuga para que coman.

Caracol que veo por el huerto caracol que meto a la caracolera, y cuando están gordos me los llevo a la caracolera de casa. Es algo así como cruel engordarlos para morir, pero si los dejo sueltos por el huerto comerán mesurol y morirán igual.

Arreglando mi jardinera este fin de semana, la coloque ya en un sitio fijo en la esquina, al resguardo del aire, fijada a la tierra por abajo, y un sitio con ni mucho frío ni mucho calor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s