Menudo tempero

Dicen que después de la tormenta llega la calma, y después de la riada viene la sequía. Había mucha agua, el huerto se inundó más de un metro, pero la tierra ha tardado sólo tres días en chupar todo el agua, poco, quizá eso sea ahora un problema.

Ahora la tierra está super mojada, barro, con mucho tanto tempero que intentar picar con la ajada es imposible, porque se queda clavada en la tierra y pesa mucho para levantarla y sacarla.

La imagen que queda ahora es cuando menos desoladora. Después de la emoción del momento de: “se ha inundado el huerto, oooooh”, ahora que ya se fue el agua y se puede ver el destrozo, la cabeza empieza a pensar en todo lo que hay que arreglar, y todo el trabajo que hay que meter para volver a tener todo más o menos como estaba.

Las verduras de invierno plantadas, a primera vista las borrajas asoladas, los planteros que chafaron las traviesas estarán muertos, y ahora todo está lleno de tarquín y lodo, que resbala muchísimo y hay que tener mucho cuidado al pisar.

Las acelgas y lechugas están marrones, irónicamente volverá a llover este fin de semana y las lavará, porque si no las hojas no transpirarán y se morirána pesar de haberse salvado de la riada.

La tierra se está agrietando tras haber chupado el agua, así que sería bueno labrar, pero ahora es impensable meter la mula porque se hundiría y sería imposible de sacarla, y no sé cuando podremos, porque con los fríos y las lluvias y rosadas venideras para días se seca un poco la tierra

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s